¡Mini exploradores de la naturaleza!

¡Hola! Aquí estamos de nuevo y con una misión entre manos 😉 Queremos que nos ayudéis a que dos grandes amores se encuentren con más frecuencia. ¿De qué amores hablamos? De los pequeños llenos de vida que revolotean por casa, y de la sabia naturaleza. El contacto entre ellos es beneficioso para ambos, ¡ya veréis!

Hace pocos días se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente y el tema de este año fue conectar a las personas con la naturaleza. Esto alimentó nuestras ganas de escribir y nos dimos cuenta que existe un aspecto clave del que podéis obtener resultados increíbles. Si algo envidiable tienen los niños, es su inmensa capacidad de asombro que los hace portadores de un entusiasmo sin igual. Vosotros, como adultos, tenéis al alcance de la mano la posibilidad de crear experiencias que pueden resultar mágicas y determinantes en la formación los más chiquitos. Por lo tanto, os invitamos a cultivar una relación de amor y respeto entre los niños y el medio ambiente de una forma sencilla y cotidiana.

Os animamos a pasar más tiempo al aire libre, aprovechando el buen clima para hacer un picnic en el jardín de casa o en el parque más cercano. A promover un encuentro lúdico con la naturaleza, os sorprenderán los tesoros naturales que descubrirán vuestros mini exploradores. A vivir la naturaleza dentro de casa con una planta a la que regar y bañar de sol cada día para compartir ese cuidado con los chiquitines del hogar. A conectar con la naturaleza a través de todos los sentidos con un paseo descalzos por el césped, poniendo atención al canto de los pájaros, construyendo castillos de arena, admirando el color de las flores, cosechando frutos de estación.

Estas ideas, que son sólo pequeñas sugerencias, esconden un profundo deseo de suscitar en vuestras mentes creativas maneras diferentes de promover el vínculo de vuestros niños con el medio ambiente. Y, como somos conscientes de que hoy en día la mayor parte del tiempo lo pasamos encerrados e hiperconectados, os retamos a emprender esta aventura en familia, seguro que será más divertida.

Numerosos son los argumentos que nos hacen afirmar enérgicamente la necesidad de que nuestros niños pasen más tiempo en la naturaleza y aprendan en ella. Este contacto mejora su salud, bienestar, afectividad y creatividad. Si os apetece profundizar sobre este tema os recomendamos dar un vistazo a la siguiente nota.

¡Hasta la próxima!