Suave y delicada, ¿qué es?

¡Hola familia! Os damos la bienvenida a esta nueva entrada de blog, la primera de muchas de este 2018. El tema que hemos escogido para comenzar el año es comentar algunas cosillas sobre la piel de nuestros peques, es que es tan delicadita y da tanto gusto acariciarla y besarla que es nuestra prioridad.

Sabéis que la piel del recién nacido es extremadamente sensible. La diferencia con la nuestra, es que la de los bebés no tiene las defensas suficientes para hacer frente a las agresiones externas. Es más fina, tiene menos capas que la protegen y las células que la forman están más separadas. La consecuencia que esto trae es que el agua se absorbe y se pierde más, e influye en su elasticidad.

Al ser tan vulnerable, su delicada piel necesita unos cuidados especiales y es recomendable que las cremas y productos a utilizar estén especialmente diseñados para la piel de los niños, esto es, que sean saludable y no sean agresivos ni irritantes.

Lo mejor es hidratar la piel después del baño aplicando la crema con un suave masaje. Esto ayudará además a que el bebé se relaje. Los productos deben ser emolientes o con aceites específicos para la piel del recién nacido.

HASTA PRONTO…

Bueno familia hasta aquí llegamos hoy. Esperamos que este artículo os haya servido para saber siempre un poquito más. Nos encantaría leer sus experiencias y si hay algo que tengáis para añadir será bienvenido. Si os ha gustado también podéis compartirlo para que otras familias puedan leerlo.

RECORDATORIO!

En la tienda online podéis encontrar la crema corporal de Lua&Lee para un cuidado saludable, con pH neutro, enriquecida con aceite de almendras dulces, argán y extracto de caléndula; y ¡libre de tóxicos! Para ver la crema pincha AQUÍ

Arrivederci!